17/1 El tributo en Barcelona a un grande del impresionismo

Hasta el 26 de enero podremos disfrutar en CaixaForum del gran homenaje a Camille Pissarro con una exposición nunca antes vista en la ciudad condal.

Jacob Abraham Camille Pissarro fue un pintor impresionista considerado el verdadero fundador del movimiento. Su obra destaca por la pintura de la vida rural francesa dónde encontramos paisajes campestres y escenas en las que los campesinos se encuentran trabajando. Pissarro tenía siempre predilección por este tipo de parajes, ya que desde pequeño los frecuentaba por la vida familiar.

Su vida fue un poco dura porque desde muy temprana edad conoció su vocación por la pintura. El problema era su padre, el cual no le dejaría dedicarse a este mundo. Cuando trabajaba en el negocio familiar Pissarro pasaba sus horas muertas realizando bocetos con los que adquiriría gran técnica. Con el paso de los años el artista pudo finalmente dedicarse a su sueño y cambió su vida rural por la vida parisina. En la capital francesa conoció a grandes artistas como Monet y Cézanne.

Juntos mejoraron su técnica llevándola a un nuevo estilo. En grupo, Manet, Monet, Sisley, Guillaumin y Renoir crearon un estilo que marcaría todo el siglo XIX: el impresionismo. Pissarro perfeccionó su técnica haciéndola única y gozando de gran fama y admiración a nivel mundial. Pero el artista sabía que su técnica empeoraría. Y así fue: Camille Pissarro sufría una enfermedad ocular que no le permitía ver bien y que era degenerativa. Así pues tuvo que dejar la buena vida rural para irse definitivamente a la ciudad.

Como todo gran artista un cambio en su vida es un cambio en su obra. En el caso de Pissarro vemos sobre sus lienzos el cambio de vista. De grandes paisajes naturales pasamos a las concurridas calles de Paris. El pintor decidió alojarse en infinidad de hoteles desde los cuales pintaba las calles de la ciudad del amor.

Pissarro siempre ha sido un pintor que ha pensado en su público y siempre ha querido interactuar con él. Es conocido por ser el pintor de los caminos y mostrarlos en todas sus obras tiene un doble significado. Por un lado porque el establecer un camino en una parte central le servía de referente para desarrollar el resto de la obra y para situar personajes a los cuales darles movimiento. Por otro lado, servía para introducir al espectador dentro del cuadro. No es lo mismo ver un paisaje natural sin un referente de camino que ver como realmente tenemos una vista “real” de la escena reflejada.

Así pues, en esta exposición que se lleva a cabo en el CaixaForum conoceremos de primera mano la gran evolución estilística del artista y podremos notar su empeño en introducirnos dentro de sus obras gracias a la disposición de los elementos. Desde nuestro hotel de lujo cinco estrellas, Hotel Omm os animamos a todos los amantes del arte a poneros en los ojos de Pissarro y apreciar la belleza de los paisajes franceses.